Pasos para la fijación a la encimera

La instalación de las placas vitrocerámicas y de inducción implica pocas dificultades. Si las medidas de la nueva placa coinciden con las de la anterior, solo habrá que ajustar las pinzas de sujeción. Si es necesario ampliar o realizar un nuevo hueco en la encimera, este debe ser más pequeño que la pieza que se empotrará para que la vitrocerámica o la placa de inducción se puedan apoyar sobre la misma. Además, hay que asegurarse de que la base del enchufe y la clavija son específicas para este tipo de cocinas.

Antes de proceder a la instalación de la placa hay que desconectar la toma de corriente. En la mayoría de los casos, el sistema eléctrico de la cocina incorpora un fusible independiente al del resto de la casa. A continuación, se comprueba si la placa instalada está fijada o no al mueble y se extrae. Si es independiente, su extracción será sencilla; si está empotrada, habrá que aflojar los cuatro tornillos con los que está fijada al interior del marco de la puerta del horno. Tras sacar los fuegos del módulo, hay que soltar las conexiones que unen sus cables a los de la placa y hacer lo mismo con las pinzas de sujeción del interior del mueble. Aunque es recomendable instalar una placa de la misma medida que la anterior, puede que el tamaño de la nueva sea mayor, por lo que hay que ampliar el hueco de la encimera. En función del material de fabricación, puede ser necesario recurrir a un marmolista o a un carpintero. Si la placa que se colocará es de inducción, es imprescindible dejar detrás del mueble una apertura de, al menos, 20 mm para que recircule el aire caliente que sale de la placa de inducción tras refrigerar la electrónica. Si el espacio es el correcto, solo hay que ajustar las pinzas que sujetarán la nueva vitrocerámica o placa de inducción. Para ello, hay que atornillarlas por debajo del hueco practicado en la encimera. Luego se restablecen las conexiones. Hay que tener en cuenta que en este tipo de instalaciones se debe utilizar un cable de 6 mm de sección. El térmico ha de ser de 25 A y la base del enchufe y la clavija deben ser específicas para este tipo de placas. Por último, se centra la vitrocerámica en el hueco y se fijan los tornillos al marco del horno o a los cantos del armario.

logo-footer

Síguenos:              

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies